Etica hacker

{1B7109D4-C809-4664-BE44-D7AA77DF1B7F}Img100En los 80, el periodista de Wired Steven Levy se propuso recuperar aquellos valores que hacen a la “ética hacker” y los resumió en los siguientes puntos:

- El acceso a las computadoras — y a todo lo que te pueda enseñar alguna cosa sobre cómo funciona el mundo — debe ser ilimitado y total.
- Toda la información debería ser libre.
- Desconfía de las autoridades y promueve la descentralización.
- Los hackers deberían ser juzgados por su hackeo, sin importar sus títulos, edad, raza o posición.
- Es posible crear arte y belleza con una computadora.
- Las computadoras pueden cambiar tu vida para mejor.

La ética hacker propone que la curiosidad sea el motor detrás de la producción del conocimiento, que las personas sean autónomas y libres en la exploración de sus intereses, compartiendo con sus pares no sólo la información sino también las herramientas.

Casi 20 años más tarde, Pekka Himanen, un filósofo finlandés, escribió La ética del hacker (2001), enfocándose en la especial relación que tienen los hackers con el trabajo, que combina la pasión por resolver problemas con la libertad. Un hacker no reclama que se haga algo sino que reclama que se quiten los obstáculos para poder hacerlo él mismo. Por eso otra forma de resumir la ética hacker es que “un mismo problema no debería tener que ser resuelto dos veces”.

Queda claro que estos valores son nobles, creativos e igualitarios y poco o nada tienen que ver con cómo los medios muestran a los hackers. Se trata de una filosofía que se nos aparece íntimamente ligada a la lógica misma de la computación; es una filosofía del compartir, de lo abierto, de lo descentralizado y con el fin último de mejorar a las máquinas y mejorar el mundo.

Los hackers contra su definición en el diccionario de la RAE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *