Archivo de la etiqueta: mistral

Gabriela Mistral en París – 3. Ernesto Dethorey, después del Nobel (1946)

En diciembre de 1945 Gabriela Mistral recibe por fin el Premio Nobel de Literatura:

Ernesto Dethorey (que tanto tuvo que ver en la concesión del Nobel) le escribe a París (en papel timbrado: Sveavägen 86) el 18 de enero de 1946, sobre todo para facilitarle algunas direcciones de personas que la habían atendido en Estocolmo (la académica Elin Wägner, la agente de Selma Lagerlöf, el corresponsal para Suecia de la United Press, la directora del Lyceum Club de Estocolmo, Inez Appelberg, la traductora Elsa Thulin, la presidenta de la Asociación de Mujeres Profesionales, Eva Höckerberg, etc.). Dethorey hace de verdadero encargado de negocios de Mistral en Suecia:

Señora Gabriela Mistral:
París.

Admirada y admirable amiga:

Su amable carta del 10 ó del 11 ha llegado a mis manos hoy. Por ella veo que, al escribirla, todavía no había recibido usted las líneas que Matilde y yo le pusimos el 6 ó 7. Nuestro telegrama estaba puesto el 6 y no lo recibió usted hasta el 10. Parece que tanto las comunicaciones postales como las telegráficas van despacio todavía.

Una amiga nuestra acaba de llegar de París nos ha dado una impresión viva del frío que ahí se pasa, de modo que nos damos perfecta cuenta de los malos ratos que está usted pasando y sufrimos con usted y por usted. Aquí también ha bajado la temperatura bastante desde que usted se marchó. Y era natural que así sucediese…

Aquí dejó su marcha un vacío muy grande, pero no en nuestros corazones que están llenos de cariño amistoso hacia usted.

En un diario de la tarde he leído las cosas bonitas que ha dicho usted de Suecia en la reunión que tuvo usted con los periodistas. Si usted guarda un buen recuerdo de Suecia, el que usted ha dejado aquí no puede ser mejor.

Ahora paso a dar cumplimiento a sus encargos.

1.- El nombre completo y dirección de su amiga la académica es:

2.- El nombre y dirección de la abogada de Selma Lagerlöf es:

    Madame Eva Andén
    (dirección part.) Strandvägen 15
    Danderyd (Suède)
    (oficina) Norrlandsgatan 18
    Stockholm (Suède)

3.- El nombre y dirección del corresponsal de la United Press es:

    Monsieur le Baron G. A. Uxkull
    (dirección part.) Linnégatan 39 A.
    Stockholm (Suède)
    (oficina de la U. P.) Drottninggatan 10
    Stockholm (Suède)

4.- No estoy seguro si se refiere usted al Lyceum Club o a la Asociación de Mujeres de Profesión cuando pide la dirección de “la directora de aquel club que me dió una comida en una gran casa”. Van aquí las dos y también la de la Sra. Thulin.

El nombre y dirección de la Presidente del Lyceum Club (esposa o viuda de un Consejero de Justicia) que le ofreció un té en aquella casa tan elegante, es:

    Madame Inez Appelberg
    Vallhallavägen 140
    Stockholm (Suède)

El nombre y dirección de la señora que en el té del Lyceum Club le dirigió a usted unas palabras en español, pero que la hablaba en francés (es la mejor traductora del francés aquí) es:

El nombre y dirección de la Presidenta de la Asociación de Mujeres de Profesión que le ofrecieron a usted aquella fiesta en una escuela, y en cuya fiesta recitó Gullberg (también es la Directora de la Revista “Idun”, que publicó el “recado” de la enfermera petropolitana) es:

    Madame Eva Hökerberg
    (dirección part.) Norr Mälarstrand 20
    Stockholm (Suède)
    (redacción de “Idun”) Klara norra kyrkogata 34
    Stockholm (Suède)

Me dice usted, además, en su carta: “Poner en sobre la carta adjunta y llevarla a mis Editores”. Esta carta para los Editores se habrá quedado en París, pues no ha venido acompañando a la de usted que hoy contesto. Tan pronto la reciba tendré sumo gusto en llevársela al Dr. Svanström.

Su carta a Victoria Ocampo y “Luto” salieron ya. Me permití adjuntar unas líneas mías. Fuí a ver al Sr. Leguizamón, Encargado de Negocios de la Rep. Argentina, y este Sr. se ofreció con gusto a hacerlo llegar todo a manos de Victoria Ocampo por mediación del Ministerio de Relaciones de su país.

Matilde se marchó a Gotemburgo el 8. El lunes próximo llega su madre de España, me ha dicho.

De la famosa Marion no sabemos nada más que se dedica a dar lecciones de inglés.

Con cariñosos recuerdos de Gertie, le saluda respetuosamente, su devoto amigo y servidor.

Ernesto Dethorey

P.D.- Escribo a máquina para mayor claridad. ¿Ha visto usted y ha podido hablar con el Sr. Nicolau d´Olwer? ¿Qué se dice pro ahí de la República?

Gabriela Mistral en Suecia – 2. Visita a Estocolmo en 1944

ImageServletEn la Biblioteca Nacional de Chile encontramos una carta manuscrita fechada en Estocolmo a 6 de enero de 1945, escrita por Matilde Goulard de la Lama y Ernesto Dethorey, y remitida a Gabriela Mistral a Chile.

Esto indica que Mistral estuvo en Estocolmo a finales de 1944, siendo acogida por Matilde Goulard y el matrimonio Dethorey.

Posiblemente la escritora chilena estuvo tratando temas del Nobel que obtendria el año siguiente.

En la carta destaca el interés de Ernesto Dethorey por ponerse al servicio de la causa republicana, a través de Nicolás d´Olwer, que, por entonces, era Embajador en México de la República Española en el exilio:

Hay también referencias a Hjalmar Gullberg, su traductor al sueco, que ese mismo año acababa de publicar en libro los poemas de 1941 en la “Bonniers Litterära Magasin”, como parte de Sangen om en son. Och andra tolkningar av främmnade lyrik (“Poema del hijo. Y otras traducciones de poesía extranjera”. Estocolmo, Norstedts, 1944).

dikterAl año siguiente, Gullberg publicará de nuevo estos poemas en edición exenta, aprovechando la concesión del Premio Nobel, en una edición aumentadacon una buena cantidad de poemas en prosa (“dikter pa prosa”), que fueron revisados por Ernesto Dethorey: Dikter (Estocolmo, Norstedts, 1945).

Este es el prólogo escrito por Gullberg en traducción al español: PDF.

Hay también una edición especial con xilografías de Bo Beskow, titulado Dikter i tolkning av Hjalmar Gullberg. Med träsnitt av Bo Beskow. P.A. Norstedt & Söners Förlag, Stockholm 1946. Stor 8vo. 85 s. Illustr., plansjer i farger.

Texto:

Estocolmo 6 enero 1945

Mi querida Gabriela: Dos líneas para recordarla y para remitirle las cartas que quedaron en el correo. La que venía de Finlandia la hemos abierto Ernesto y yo porque suponíamos que vendría alguna carta en sueco. Como Ud. puede ver es solamente un proyecto de contrato en el que no detalla ni traductor, ni obras que piensan traducir. Ud. dirá si quiere que Ernesto o yo exijamos detalles más concretos.

Ernesto y Gertie me han ayudado a hacer el cajón de libros y la maleta. Irán directamente a Chile por un capitán de barco, pero todavía no sé cuál. Espero la llamada ddel Ministro sobre el particular.

Marion no ha dado señales de vida y yo he esperado a que ella lo haga por propio impulso. El mismo día que Ud. se marchó almorcé con Hjalmar Gullberg y me pidió que le contase “el resto” según usted me había autorizado. Creo que me invitó para eso.

Estocolmo está como siempre. Más vacío desde que Ud. se marchó. Yo me voy a Gotemburgo mañana por la noche y ya escribiré desde allí.

Todos esperamos que el viaje haya ido bien. Dejo sitio a Ernesto.

Con todo carino, Matilde

(a máquina) Dirección de Matilde:
Matilde Goulard de la Lama
Instituto Ibero-Americano
Gotemburgo (Suecia)

Dirección de Ernesto:
Ernesto Dethorey
Sveavägen 86, V.
Estocolmo (Suecia)

(Ernesto) La encontramos mucho a faltar, Gabriela. Como ya le dice Matilde, hemos embalado los libros, etc. Los discos de gramófono van en la maleta.

Mañana o pasado iré a ver a los editores. ya le escribiré sobre la entrevista.

Haga el favor de saldudar de mi parte y ponerme a las órdenes de don Luis d´Olwer, si no lo hizo ya, como yo quedo siempre a las de usted. Ya sabe que tiene usted el cariño sincero de Gertie y Ernesto.

Gabriela Mistral en Suecia – 1. Ernesto Dethorey y la cocina del Nobel (1941)

imagesLa chilena Gabriela Mistral (1889-1957) recibió el Premio Nobel de Literatura en Estocolmo el 10 de diciembre de 1945.

Su candidatura venía siendo considerada desde el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, a propuesta de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Santiago de Chile, y el apoyo de diversas instituciones latinoamericanas. El impulso inicial debió venir del Consulado de Chile, más en concreto de la relación entre el Encargado de Negocios en Estocolmo, Carlos Errázuriz y el hispanista Carl August Hagberg.

En la Biblioteca Nacional de Chile se encuentra esta carta de Ernesto Dethorey (Estocolmo, 2 diciembre 1941), dirigida a Carlos Errázuriz, reincorporado por entonces al Ministerio de Asuntos Exteriores, Santiago de Chile. Su contenido arroja luz sobre la “cosa de Estocolmo”:

Muy distinguido y respetado amigo:

Una presentación que ha hecho el académico Hjalmar Gullberg de Gabriela Mistral en el número de Noviembre último de la revista “Bonniers Litterära Magasin”, me depara el placer de ponerle estas líneas, a fin de darle cuenta de cómo van aquí los asuntos relacionados con el Premio Nobel de Literatura, cosa que me figuro continúa interesando a usted. Yo no sé si por el Consulado o por otro conducto recibirá usted información sobre el particular, pero aunque así fuera, mis informes le podrán servir como complemento.

No entro en detalles en esta carta sobre la presentación de Hjalmar Gullberg, porque todo eso y otras cosas de interés para la causa de Gabriela Mistral, lo puede usted leer en la copia adjunta del artículo que hace una semana justa envié directamente a D. Clemente Díaz León, Director de “EL MERCURIO”. Esta copia se la mando a usted con doble intención. Primero: Tenerle a usted al corriente de lo que aquí ocurre relacionado con este asunto; y segundo: Si por casualidad se perdiese la carta al Director de “EL MERCURIO”, pues los correos están en estos tiempos muy inseguros, pueda usted interesarse por la publicación del artículo, cosa que le ruego haga en todo caso, si encuentra usted bien lo que en él escribo.

En la carta al Sr. Díaz León me he permitido dar su nombre de usted para referencias sobre mi persona, pues repito en ella el ofrecimiento que hace dos años hice al Sr. Silva Vildósola, de representar al periódico en Suecia o en toda Escandinavia, cosa que como usted sabe me interesa y que espero conseguir, sobre todo con el apoyo de usted.

A nuestro amigo Karl August Hagberg, que tiene hecha, como usted sabe, la traducción de muchos de los poemas de Gabriela Mistral, le hubiera gustado ser el primero en publicar versos traducidos de esta poetisa. Como él no es académico, sino solamente el perito de la Academia en literaturas de lengua hispana, no tenía autorización para publicar los versos, pues hubiera sido descubrir que Gabriela Mistral era candidata al Premio Nobel y esto quizá hubiese perjudicado a su candidatura. Pero a un académico, la Academia o su secretario no le pueden prohibir que se manifieste en el sentido que crea oportuno, tiene más libertad de acción, y según el Sr. Hagberg, es evidente que el gesto de Hjalmar Gullberg favorece en todo caso la candidatura de Gabriela Mistral. Hjalmar Gullberg es un poeta muy influyente y es probable que su opinión arrastre la de otros académicos. Si la guerra terminase dentro de un par de años, es seguro que Gabriela Mistral continuaría siendo el candidato más fuerte, y tendría grandes probabilidades de obtener el premio. Este año la Academia ha acordado no conceder tampoco el Premio. Sigue leyendo