Archivo de la categoría: Schlager

Lill-Babs en San Agustín (1960) y otras historias de pioneros suecos en Gran Canaria

Birgitta-Frejhagen-230x300Birgitta Frejhagen ha publicado un libro de historia oral realmente fascinante: Los pioneros. Suecos y españoles querían crear un paraíso turístico en Gran Canaria (Nosdias AB/!Venga!, 2012; en sueco y en español).

La autora ha dedicado tres años a profundizar en la historia de la colonia sueca de San Agustín (Gran Canaria), recogiendo miles de fotos y entrevistando a más de 70 personas. De esta forma, podemos seguir la historia de «los pioneros», desde que en la Navidad de 1957 Beril Harding pilotara el primer vuelo chárter (57 personas) desde Suecia a Las Palmas. Entre los primeros pasajeros estuvieron Harry Lindquist, Lill-Babs y Pekka Langer.

La historia se acelera a partir de 1959, cuando el régimen de Franco intenta esquivar la bancarrota abriendo el país al turismo y sus divisas. La familia del Conde de la Vega Grande de Guadalupe, propietario de gran parte del sur de la isla de Gran Canaria, se lanza a construir la primera colonia de bungalós («Los caracoles») y la zona de recreo de «La rotonda», edificios de gran belleza arquitectónica, levantados a pie de playa, en una zona de tomateras cercana a San Agustín de Maspalomas.

lillbabs1960_1lillbabs1960_2La galería de personajes que contribuyen a la historia es abirragada y sorprendente: el aventurero Bertil Harding, las primeras guías de la zona Mimmi Prage de Barba y Marianne Nacler, la peripecia conmovedora de Hans y Lillemor Larsson, que hicieron de la gastronomía sueca una forma de vida y un arte, el empuje de Sven Kviborg y otros empresarios suecos del grupo TT, la increíble historia de Hanna y Folke Gustafsson, los personajes locales, del Conde al aparcero…

Dejo una breve nota sobre un vinilo de Lill-Babs (1938): Souvenirs/Korv, bröd och potatismos/Hur festligt som helst/Fröken Tonåring (Karusell, 1960). En la cubierta de este EP aparece Lill-Babs bien abrigada, con una bolsa de Hardings resbyrå, la agencia de viajes pionera de Harding. El EP se usa, por tanto, como medio de propaganda. El avión que hay detrás es un ​Douglas DC-6B ​(107 pasajeros) ​ de la TSA (TransAir), que cubría los vuelos entre Malmö y Las Palmas. En la parte de atrás, hay una foto de Lill-Babs en bañador, en la playa de Las Canteras, en coya arena ha escrito «Hej!».

Junto a la foto de Åke Hylén se reproduce una entrevista a la cantante, en la que dice que se trata de sus primeras vacaciones en 5 años, regalo de su casa de discos, y que ha montado en burro y en camello, lo que es verdad, como se puede ver en una foto que publicó el Bildjournalen.

Más enlaces de interés:

  • Los primeros suecos de Maspalomas
  • Las horas de oro de Arona
  • Mariano y sus Laponias, entre Lola y Kerstin. Beat (en) español en Estocolmo (1971)

    marianoysuslaponiasEstoy escribiendo un texto más completo sobre Mariano y sus Laponias, un proyecto de Sonido Records (Estocolmo) de 1971.

    El único single que tengo de Mariano (imprescindible el coro de sus «laponias») es el que contiene como cara A «Oh la Lola, lola», una sorprendente interpretación beat-groovy de ciertos casticismos pop hispánicos: «Es que España tiene el secreto / de la vida y el buen humor / y eso todo el mundo lo sabe / en Alemania o Japón». Todo encaja en esta irresistible composición de Mariano: el órgano Hammond, las laponias, el control desatado del batería, el fraseo 007 de la guitarra…:

    La cara B es «Kerstin», una excelente balada, obra también de Mariano, cantada en sueco y en español, que se presenta como «1:a i MALLORCA HITS på sommaren 71» («nr. 1 en Mallorca Hits en el verano de 1971»). Me gustaría destacar que las laponias están aquí inconmensurables:

      Kerstin, så vacker du är / jag älskar ditt sätt / vad lyckan är ljuv
      Kerstin, du vill inte bli kär / all min kärlek är din / du vill bara vänskap ha
      du gör mig, du gör mig åh! / lycklig
      Kerstin, jag känner värmen igen / jag tror jag kärleken ser / men vänskap det är
      Kerstin, qué bonita eres tú / y qué manera de amar
      du gör mig, du gör mig åh! / lycklig
      Kerstin, cabecita feliz / rubia bella sin par
      du vill inte bli kär
      o vad ljuvlig du är
      Kerstin…

    Dejo aquí los temas para su posterior análisis, que vendrá junto a un estudio más profundo sobre la actividad musical de Mariano en Estocolmo.

    La obsesión por Manolitos y Pepitos

    Por algún motivo que se me escapa las suecas de finales de los 60 solían darle el nombre de «Pepito» o «Manolito» a cualquier hombre español. Hay numerosas canciones que hablan sobre ello.

    Manolito. Para el caso de Manolito destaca la conocida aberración de Berith Anserud («Min vaquero Manolito», 1970), especialista en lo que yo llamaría «sangria schlager» o «pachanga playera escandinava».

    Igualmente, ocupa un puesto preeminente el himno de una inusualmente histérica Lill-Babs (1968):

      Blicken blir stirrig / la mirada se posa en mí
      Jag känner mig virrig / la cabeza me da vueltas
      Var gång jag ser High Chaparall / cada vez que veo High Chaparall
      Manolito, när jag ser Manolito / cada vez que veo a Manolito

      Jag får en knäpp / me da algo
      Jag blir yr, allt försvinner / me mareo, todo desaparece
      Och jag svimmar av knall och fall / y me desmayo de repente
      Manolito, när jag ser Manolito / cada vez que veo a Manolito

      Oj, vilket leende / Oh, qué sonrisa
      Vilket beteende / qué maneras
      Blicken han har gör mig salig / esa mirada me hace feliz
      Jag har fått sviter / llevo un grueso jerséi
      På naglar jag biter / me muerdo las uñas
      För kvinnofolket är mannen farlig / porque los hombres son peligrosos para las mujeres

    Pepito. En cuanto a Pepito, destaca la canción de Towa Carlsson (1961), de su EP «Miss Personality»:

    Spanska Siw (1970)

    La «decorativa» Siw Malmkvist en una de sus más divertidas creaciones, digna de análisis:

    Ja, ge mig bara några tangotoner, / små kastanjetter och autentisk dräkt. / Sedan spritter jag av sydländska passioner, / så starka att publiken blir förskräckt. / Servera kraftigt kryddad enchilada / och rödvin så jag glömmer tid och rum. / Sedan vill jag sjunga gång på gång «Granada», / då blir jag «español» i varje tum.

    Ja, kalla mig för spanska Siw, / jag bubblar av störtilsket liv. / Jag stampar min klack så golvet går hack, / så vild är jag, spanska Siw!

    Min far var av finfin familj, / så jag skakar stolt min mantilj. / Mer lockande het än någon magnet är jag, spanska Siw!

    – «Buenos dias, vad du heta?» – «Besame mucho! – Muchas gracias!» / – «Du gilla mig? Ja? Nej? Kanske!»

    Svenska gosse jag vill ge dig ett råd. / Du förstår, vill du älska mig blir det sjå, / mitt stenhårda krav, du trogen som slav, eljest du får genast gå. / Och du ska kunna klara en bolero, och dansa cha-cha fast de spelar vals. / Och du ska ha mustascher och «sombrero», om du vill det ska bli nå’n kärlek av.

    Nu känner du mig, spanska Siw, så läcker som en burk oliv. / Och argsint och galen och mån om moralen, caramba, och dekorativ! / Inte skånska, int finska, icke danska, nicht tyska, utan spanska Siwan! Olé!

      Una posible traducción:

      Sí, dame sólo unos cuantos tonos de tango, / unas castañuelas y un traje de verdad. / Y me vas a ver poseída por las pasiones del sur, / tan fuerte que el público se va a quedar horrorizado. / Sírveme una enchilada muy picante / y vino tinto y me olvido del tiempo y del espacio. / Después quiero cantar una y otra vez «Granada», / para sentirme española por todos los poros.

      Sí, lámame la española Siw, / porque reboso de arrogante vida. / Voy pisando con garbo tan fuerte como se puede, / de salvaje que soy, española Siw!

      Mi padre era de familia linajuda, / así que luzco la mantilla con orgullo. / Soy más caliententemente atractiva que un imán, española Siw!

      – «Buenos días», ¿qué tal? – «Bésame mucho!» – «Muchas gracias!» / – ¿Te gusto? ¿Sí? ¿No? ¡Tal vez!

      Chicos suecos, os quiero dar un consejo. / Tenéis que entender que lograr mi amor es un trabajo duro, / no soy una chica fácil, no soy tu esclava, no me pones a cien en un segundo. / Tienes que manejarte bien con el bolero, y bailar cha cha chá lo mismo que un vals / Y tener un bigote y un sombrero / si tú quieres tener a quién amar.

      Ahora ya me conoces, la española Siw, estoy buena como un bote de aceitunas. / Y enfadada y enojada y preocupada por la moral, caramba, y de adorno! / Ni de Escania, ni finlandesa, ni danesa, ni alemana, sino la española Siw! ¡Olé!