Archivo de la categoría: Música

Dan Hylander y la visión “romántica” de Cataluña en Suecia (1981). El irresponsable cóctel de las bombas y el amor

Los estados de ánimo se ven afectados normalmente por hechos tan nimios como una canción. En mi opinión, una parte de la imagen que suscita el proceso político de Cataluña en Suecia tiene relación con una canción: “Farväl till Katalonien” (“Adiós a Cataluña”), de la banda de Dan Hylander, que se hizo popular en 1981.

Rock del montón (melodía de guitarra vagamente melancólica, cierta elegancia en los arreglos de piano, unos coros de los que gustan a toda la familia…), con una letra romántica, dulce, que evoca las noches tibias de las Ramblas, el sueño de un Mediterráneo apacible, lejos de la oscuridad nórdica, la pasión y la fiebre artificiales del turismo de masas “pensión completa”.

En definitiva, un cóctel molotov de naderías sumamente efectivo, ya que esconde la absoluta incomprensión de la Historia de España y de la realidad compleja de Cataluña.

En el fondo, el fugaz amor por una chica catalana, de la que sabemos que está llena de “demonios” que “tienen razón”, y que participa en la voladura de unos grandes almacenes (seis años más tarde se producirá la matanza de Hipercor).

Esa imagen romántica de amor, terrorismo, pasión, labios, bombas y libertad, anuncia, en mi opinión, un cóctel indigesto que ha marcado la visión de España en países como Suecia, de una forma tan frívola como irresponsable. Y lo peor es que esa mirada se mantiene, como puedo comprobar en estas semanas.

Så som barn i Barcelona när vi möttes som i trance
Över Ramblas ljumma nätter sjöng vårt blod i febrig dans
Vi dränkte våra jävlar och vi drack för drömmarna
för att jag alltid skulle älska dig med samma galna glöd
Jag minns ett särskilt leende, ett skratt i ögonvrån
ett sätt att hålla glaset och ett stycke av en sång
Bara skärvor av ett liv som var så nära mig just då
Att mina läppar skalv av kärlek när dom viskade ditt namn

Aha, Aha, farväl till Katalonien
Aha, Aha, farväl till Katalonien

Vi lekte med vår frihet under samma heta sol
men dina djävlar fanns på riktigt
mina var delirium
På den allra sista kvällen satt jag tyst och söp mig full
och samma natt ni sprängde varuhuset sov jag av mitt rus
På vägarna i Lissabon grät jag tyst ditt namn
för att känna all din kärlek ligga nära mig igen
Om än tiden har förändrat mig sopat mina spår
finns det skrymslen där jag alltid är den samme, nu som då
Aha…

Como niños en Barcelona que se encuentran como en trance
en la tibia noche de las Ramblas, cuando la sangre canta en una danza de fiebre
así fue que nos bebimos nuestros deseos más feroces, nuestros sueños.
porque yo siempre te quise con el mismo brillo loco
Y recuerdo una sonrisa diferente, una risa delirante en los ojos,
una forma de sostener el vaso, y el estribillo de una canción
Sólo fragmentos de una vida que entonces me era tan cercana
que mis labios temblaban de amor si susurraban tu nombre

Aha, Aha, adiós a Cataluña
Aha, Aha, adiós a Cataluña

Jugábamos con nuestra libertad bajo el mismo sol ardiente.
pero tus demonios tenían razón
los míos eran delirio
La última noche me la pasó borracho y en silencio
y la noche que volaste por los aires los grandes almacenes me la pasé durmiendo la resaca
Por las carreteras de Lisboa grité silenciosamente tu nombre
para intentar sentir de nuevo tu amor cerca de mí
Aunque el tiempo ha cambiado, me tragué las pistas
existe el horror donde siempre soy el mismo, de vez en cuando

Aha …

Ransta Trädgård y la rumba de los 70 (Chichos y Chunguitos)

El grupo sueco Ransta Trädgård ya era conocido por algunas versiones de rumba gitana de los 70, en especial “Jag förblir vid din sida” (“Me quedo contigo”), de Los Chunguitos, que aparecía en su disco de 2012: Låt bandet gå (Albaycín Records, 2012).

En ese CD había también una canción en homenaje a Juan Antonio Jiménez Muñoz “Jero” (1951-1995), miembro de Los Chichos. Ha habido que esperar un poco, pero por fin ha salido una versión sueca de una canción de Los Chichos, a cargo de Ransta Trädgård: “Färden mellan kobbar och skär” (“Yo vivo navegando”).

Y hay que decir que ha merecido la pena, porque la versión es excelente en todos los sentidos, con verdadero colorido de rumba gitana, tanto en la voz (la letra también está muy bien adaptada), como en la instrumentación. Mejor que la versión de Chunguitos de hace unos años, una verdadera obra de interpretación que capta -cosa rara en sueco- la esencia (quién nos iba a decir que se podía hacer un quejío con “att”) de la rumba gitana setentera.

Alltid ska vi ta och bråka, aldrig kan vi hålla sams.
Vi har tappat bort varandra längs med vägen någonstans.
Men jag lever med förhoppningen att du och jag en dag,
ska kunna leta oss tillbaka till den tid som en gång var.

Jag färdas mellan kobbar och skär
ut mot havet,
driver ut mot havet
på en flotte.

Skulle vilja ta i min hand, alla stjärnorna på himmelen,
göra mig en båt ovan molnen, obevekligt navigera den.
Men mitt liv är som en sjöfärd där jag lämnad vind för våg,
försöker leva med henne men ser inte att det går.

El programa Duendeando de Radio 3 se hizo eco de las dos versiones aludidas en su emisión del 24 de septiembre de 2017. A partir del minuto 9:50.

Svenskarna på Mallorca (“Suecos en Mallorca”) – Trio me’ Bumba (1963)

Trio me’ Bumba fue un cuarteto de baile sueco muy popular a principios de los 60. Eran del mismo barrio de Södermaln, en Estocolmo. Cantante: Tommy Wener (1939–2002); acordeón: Bertil Lindbom (1940), bajo: Jan-Erik “Bumba” Lindqvist (1939), batería: Jan Harg (1941).

Formado en 1957, en su segundo EP aparece la canción Svenskarna på Mallorca (“Suecos en Mallorca”, Polydor, 1963. EPH 10819), una joya de Jules Sylvain, con letra de Sven Paddock (1909-1982). El cuarteto reincidiría en el tema posteriormente con el instrumental “Sommar i Palma” (1963) y con “Spanish Twist” (1964):

“Los observados. Flamencos eléctricos”. Un single que no puedo identificar


Este single cayó en mis manos hace poco, pero no he encontrado ninguna información sobre él.

Los autores se hacen llamar Los observados. Flamencos eléctricos. Las canciones son “Stånga mej” (“Cornéame”, cara A) y “Senores (sic) rap” (cara B). Está editado por puta madre records (no confundir con “Tu Puta Madre Records”).

La carátula es de gran interés. En la parte de atrás, hay fotos de los 6 miembros del grupo: Laurenzio (sax), Pedro (gitarr/bass), Joaquín (sång), Frederico (rap), Jesus (bas/guitarr), y Gustavo (rap). Y se puede leer: “Gracias Leif, du är en höjdar-hombre!!! Tack Melvin, för ditt eviga stöd…”.

La foto delantera quiere representar un patio de carmen granadino, con todo tipo de bizarros objetos (sillas de segunda mano, limones, velas, sombreros…). En esta foto aparecen 6 personas también, vestidos de “andaluces”, uno de torero, y otro en plan rockero. De izquierda a derecha: Frederiko -dos mujeres desconocidas, aparentemente suecas, vestidas a lo carmen estilo rococó-, Gustavo, Joaquín (vestido de torero, con una sábana roja, a modo de muleta en la mano), y el guitarrista Jesús. Laurenzio y Pedro no aparecen.

Mi copia está firmada por Jesús, Joaquín y Laurenzio, pero también por Julita y una tal (difícil de leer) Momuta. Estas firmas deben corresponder a las dos mujeres que parecen en plan carmen/mariaantonieta en la portada. Lo normal es que pertenecieran al combo, haciendo coros o algo parecido.

No tengo ninguna otra información sobre este disco. Si ustedes tienen alguna, les pediría que me lo hicieran saber.

Sture Dahlström, un beatnik en la Costa del Sol (1959-1964)

La familia Dahlström en su casa de Málaga (1961). De izquierda a derecha, Carina, Anna-Stina, Per, Håkan, Sture. Foto: Ola Ringström.

Sture Dahlström (Huskvarna, 1922-Ystad, 2001) pertenecía a una familia obrera, pero con afición a la música. En los años 30 alternó diversos oficios manuales con una vida paralela dedicada a tocar el bajo y la guitarra en grupos de jazz y dixieland. Formó parte de los Clambake Seven y escribió artículos sobre jazz en Orkester-Journalen y Estrad. En 1941 hizo una gira con Conny Rich y Arne Siewert, tocando en los parques de Suecia. Em 1942, el Arne Siewerts Kvintett de Jonköping ganó el premio a la mejor orquesta de aficionados de Suecia en, en un concurso celebrado en el mítico Nalen de Estocolmo.

A partir de 1944 deja su trabajo y se dedica exclusivamente a la música como profesional, empezando en una orquesta de restaurante de Falun. Allí entró en contacto con tropas norteamericanas, que le dejaban libros y empezó a escribir. Se casó en 1948 en Halmstad con la pintora Anna-Stina Ehrenfeldt, abrió una tienda de música en Ystad, y se dedicó a viajar por Europa con Anna-Stina, dejando a su amigo Pelle Sjösten al mando de la tienda.

Entre 1953 y 1955 viajó por España, que lo dejó absolutamente fascinado. Dahlström veía en España un país en blanco y negro, de un anarquismo salvaje y un flamenquismo desgarrador. Para conseguir dinero con la idea de volver a España se puso a tocar y a dar clases de música. En su segundo viaje descubrió la Costa del Sol, aún sin hoteles ni campos de golf, visitó Tánger, e hizo innumerables contactos en el “underground” artístico. En 1959 se mudó definitivamente a nuestro país con toda su familia (mujer y 3 hijos), y publicó algunos libros, entre los que destaca Kaktusstigen (“El sendero del cactus”, 1962). Su mujer hizo también exposiciones.

En esta época conoció al pintor Alfred Rogoway, William Wharton y el ambiente en torno a Henry Miller. Se construyó una casa en Torremolinos, a la que llamó Cortijo andaluz, con la ayuda de amigos españoles. Sus ingresos eran magros, 900 coronas suecas que le rentaba la tienda de música de Ysted. Con todo, no paraba de viajar por Marruecos con su Volvo, tocaba jazz en la TV de Gibraltar, y cultivaba su propio huerto en Málaga.

Kaktusstigen (“El sendero del cactus”, 1962) es una novela que trata de la vida de Carl Sandvik, un sueco que vive en España, mientras escribe un libro y busca a la mujer de su vida. Está lleno de jazz, mar, whisky, excursiones por las montañas, en definitiva, de un deseo de vivir la vida sin una peseta en el bolsillo. Carl tiene una hermana, Peggy, y está en contacto con las ideas beatnik a través de un amigo norteamericano. En cierto modo, refleja la experiencia de Sture D. en Andalucía, ya que el protagonista se hace también una casa para renovarla y vivir de lo que planta, entre burros, hijos, y plátanos. Es un testimonio de interés que no está aún bien estudiado. Mi ejemplar está dedicado a Pelle Sjösten.

Pasa 1964 en Londres, escribiendo. Y se muda a los Estados Unidos (1965-1966), con la idea de comprar una granja para vivir con su familia, en la región de Finger Lakes. Sin embargo, devido a la falta de dinero, decide comprar un vieja Rambler, con el que cruza los Estados Unidos hasta San Francisco. Se asentó en Tucson, Arizona, con frecuentes escapadas a México.

En 1967 estuvo una vez más en España.

Después de numerosos avatares, libros, proyectos de película, etc… volvió a Suecia en 1981, compró el “castillo de Heinge”, en Österlen, Escania, una antigua escuela con apariencia de castillo, que tuvo que renovar a fondo. Siguió publicando libros (18 en total), mientras su mujer se dedicaba a la pintura.

Murió en 2001, a los 78 años de edad.