Ramón Iglesia Parga, lector en Gotemburgo (1928-1930), o el fascismo español nació en Suecia

En-torno-al-casticismo-en-Italia-Curzio-MalaparteRamón Iglesia Parga (Santiago de Compostela, 1905 – Wisconsin, EEUU, 1948) era un joven filólogo gallego, educado en el Centro de Estudios Históricos, profesor para extranjeros en la Residencia de Estudiantes (1926), que estuvo de lector de español en la Handelshögskolan de Gotemburgo en 1928-1930.

En la Escuela de Comercio de la ciudad sueca conoció al lector de italiano, el fascista Ercole Reggio, discípulo de Giovanni Gentile, con el que mantuvo largas conversaciones sobre política. Reggio había publicado ya el breve texto «Fascismo e tradizione» (1927), en el que relaciona el movimiento fascista con la tradición cultural.

Estas conversaciones con Reggio están en la base de una carta que le envía a Ernesto Giménez Caballero en 1929, en la que le dice:

Estoy atravesando la crisis del lector, españolizándome y sintiéndome cada vez más desinteresado de lo que no es español. Está aquí de lector de italiano Ercole Reggio, discípulo de Giovanni Gentile, con no sé qué cargo en el Instituto que le invitó a usted a conferenciar en Roma. Me está saturando de fascismo de buena ley. ¿No puede La Gaceta literaria empujar en este movimiento de Sur contra Norte? Conviene llamar la atención de la gente hacia Italia. ¿Por qué no publicar en las ediciones de La Gaceta una traducción de Italia contra Europa, de Malaparte? Yo podría hacerla y ponerle un prólogo. También convendría poner en español algunos estudios cortos de G. Volpe, el historiador… En España estamos perdidos. No interesa la historia ni la política. Yo fui de los que dijeron no a una encuesta de usted sobre política, hace un año. Y hoy diría sí. No a lo presente, claro, sino a lo que vendrá si nosotros sembramos. ¿Cuándo tendremos nosotros una España contra Europa?

Giménez Caballero recoge inmediatamente las ideas de Iglesia Parga, y se pone manos a la obra. El objetivo: organizar el primer movimiento fascista español, es decir, españolizar el fascismo italiano.

La traducción de Malaparte se convirtió en un libro fundamental: En torno al casticismo de Italia (Madrid, Caro Raggio, 1929), que se abre con la respuesta de Gécé al lector de Gotemburgo, en forma de carta abierta: España Imperial: Carta a un compañero de la joven España:

Corrigiendo las últimas pruebas de este libro architaliano de Curzio Malaparte, me llega una carta desde Göteborg, desde Archiescandinavia. La carta es de un muchacho español como yo, embebido de tradición germanizante y occidental como yo, soldado como yo, lector universitario en una región nórdica de Europa como yo, y que se ha encontrado de pronto -en la vuelta fatal de nuestra generación- a Italia: como yo.

Igualmente, La Gaceta Literaria se pondría al servicio de la causa fascista (en vísperas de la República), y se crearía el movimiento La Conquista del Estado, liderado por Ramiro Ledesma Ramos, a cuyas Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (JONS, 1931) Iglesia Parga se adhirió desde el Norte:

Formaba parte del Grupo con un entusiasmo infantil, que demostró en las calles distribuyendo el manifiesto político que precedió a la salida del periódico. Iglesias era un muchacho grandullón, muy exaltado, que a los pocos meses se hizo comunista y hasta, al parecer, atravesó un período de salud mental precaria en un sanatorio.

El el nr. 87 (1 agosto 1930, p. 13) de La Gaceta Literaria publica Ramón Iglesia Parga unas «Postales escandinavas», que cuelgo aquí en PDF.

Otra de sus colaboraciones consistió en una traducción de escritores escandinavos, como Pär Lagerqvist, del que era amigo.

Lo cierto es que, en uno de los típicos bandazos de la época, Parga se pasaría al Partido Comunista (por lo que Ledesma Ramos empezó a llamarlo «el camarada R.I.P.»). Acabó dando bandazos en el exilio, hasta que se suicidó en Wisconsin en 1948.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.