El pintor Sven Reinhold Westman (1887-1962) y el ultraísmo mallorquín de Borges y Sureda

westman_sven_reinhold-landscape_from_genova_mallorca~1927Sven R. Westman: Genova - Palma de Mallorca (1927).

Esta entrada reúne informaciones en torno al pintor sueco Sven Reinhold Westman (Estocolmo, 1887-Filipstad, 1962), conocido fundamentalmente por tener relación con la los hermanos Borges (Jorge Luis y Norah) durante su estancia en Mallorca de 13 anños (1916-1929).

1920

Westman formaba parte del círculo de artistas en torno a Arvid Fougstedt, primero en Francia y luego, desde 1916, en España, donde llegó, como tantos otros, buscando refugio durante la Gran Guerra. Era amigo del pintor polaco Moïse Kisling, que estuvo en contacto con el círculo de Fougstedt durante los años de la guerra, que lo influyó. Participó tempranamente en una muestra pictórica que tuvo lugar en Mallorca en junio de 1920, si bien decidió -junto con Fernández Peña y Pilar Montaner Sureda- retirar sus cuadros por no estar de acuerdo con el control que Anglada Camarassa había impuesto en la muestra. Como ha escrito María del Carmen Bosch (1995):

En ese curioso episodio, el moderno Westman se alía en la crítica con el noucentista Bartolomé Ferrá, mientras que el marido de Pilar y padre de Jacobo, don Juan Sureda Bimet, publica cartas abiertas en los periódicos de la época, a favor de su esposa.

Destaca la carta abierta de Westman en titulada «Exposición regional de pintura» (La Última Hora y La Almudaina, 25 junio 1920), en la que asegura que ha sido engañado y que retira sus obras del certamen.

A la llegada de la familia Borges a Mallorca, Jorge Luis cita ya a Westman en carta a Abramowicz de comienzos de julio de 1920. Norah Borges siempre recordó al pintor sueco, al que consideraba uno de sus maestros:

«Yo aprendí mucho junto a Sven Westman, un pintor que en París había frecuentado a Picasso, y que se había retirado a Mallorca».

En el archivo de la familia Sureda en Mallorca hay testimonios de la estancia de Westman en la isla. Borges lo cita en sus cartas a Jacobo Sureda, como en esta de de junio de 1920:

“… charlo con un pintor sue­co [Sven Westman] y un muchacho tuberculoso Su­re­da (hijo de la pin­tora de quien José Francés dijo: ‘fecunda como ma­dre y como ar­tista’ = tiene una docena de vástagos y una enor­midad de pai­sajes de Valldemosa)”.

En otra parte se lee:

«Está furioso [Sven Westman] con las fiestas, dice que el Papa es el anticristo y que la beata Catalina es un ídolo y que la Biblia no la conocen ni por las tapas los payeses…»

1921

Ya en Buenos Aires, Borges no olvida a Westman. En carta a Jacobo Sureda (22.06.1921) le manda un saludo «… si aún no se ha trqnsportado a Escandinavia».

Westman era asiduo de la casa de los Sureda. Carlos García 1, que ha tenido acceso al archivo de Pilar Sureda Sackett (hija de J. Sureda), lo tiene como una persona poco agradecida hacia la familia que lo protegió:

El precio pagado por el mecenazgo fue una necesidad no siempre balanceada por el agradecimiento. Tal es el caso, por ejemplo, del pintor sueco Sven R. Westman, quien asistió por años regularmente a comidas en casa de los Sureda, y desapareció de Mallorca, sin despedirse, hacia 1929.

Sabemos que en 1928 Westman estaba en Nueva York, gracias a una postal inédita que Ernesto Dethorey [Dethorey había publicado una excelente nota sobre Westman en El Día, 26 de octubre de 1926] remitió al pintor sueco el 27 de agosto de 1928, felicitándole porque Rqmiro de Maeztu le había comprado un cuadro en la exposición mallorquina en Buenos Aires:

He sabut que a l´Exposició de B. A. hovías venut un quadre dels tus adquirit per En Maeztu. Te felicit!.

La crítica española lo tiene en poco aprecio como artista, a pesar de los elogios de Norah Borges. Sobre la estancia de la familia Borges en Palma ha escrito Juan Manuel Bonet (2012):

En Palma, Borges frecuentó a Juan Alomar, Fortunio Bonanova (entonces Josep Lluís Moll), Miguel Ángel Colomar, Ernesto Dethorey y Jacobo Sureda —qué maravilla, en Cartas del fervor (1999), las dirigidas a este último—, a los cuales contagió el ultraísmo. Norah, por su parte, influenciada por el pintor sueco Swen R. Westman, tiene algún bonito grabado mallorquín, y pintó un pequeño mural al carboncillo en el Hotel des Artistes, de Valldemosa, donde se alojó la familia, mural que se conserva hoy en Palma, en Es Baluard. Desapareció en cambio Las campesinas de Mallorca, pintura al fresco de mayor empeño, en colaboración con Westman, ubicada en el Hotel Continental de la capital balear, donde la familia también se alojó. Es interesante comprobar que la catedral palmesana inspira tanto a Borges, que le dedica un poema, aparecido en 1921 primero en Baleares y luego —con alguna variante— en Ultra, como a su hermana, que a partir de tan inconfundible mole realizó un grabado que en 1922 se publicaría en Tableros. También es mallorquín el pretexto de una prosa borgiana aparecida en 1921, asimismo en Ultra, y titulada «Casa Elena (Hacia una estética del lupanar en España)».

  1. Carlos García: «Semblanza de Jacobo Sureda (1901-1935). Con un texto de Sureda sobre Borges (2925), consultado en febrero 2016. Sureda era también pintor; en el archivo familiar se conserva una tarjeta que le manda Ernesto Dethorey (27.VIII.1928) a Sureda, que se encontraba en Nueva York, en la que le dice «He sabut que a l´Exposició de B. A. (Buenos Aires) hovías venut un quadre dels tus adquirit per En Maeztu. Te felicit!». García considera que el cuadro comprado por Ramiro de Maeztu fue «Paisaje emocionado». Sobre la Exposición de Buenos Aires, cf. Carlos García: «Mallorca en Buenos Aires (1928). La Misión de Arte en Argentina», 2001.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.