Eldkvarn o la pervivencia de los estereotipos sobre España en la música popular

Uno de los grupos que pueden servir para conocer la imagen de España entre el sueco medio es Eldkvarn. Son de Norrköping, viven en Estocolmo.

Se trata de una banda de rock convencional, pero tiene canciones dedicadas a Sevilla, Valencia o Cadaqués, que se caracterizan por tres palabras: romanticismo, exotismo, colorido. Tanto la música como la letra acusan estos tres rasgos estereotípicos.

Es el caso de «Skiss över änglarna från Cadaques» («Apunte sobre los ángeles de Cadaqués», 1989), un himno romántico en que el pueblo de la Costa Brava asume la condición de representación del Paraíso.

«Rosen i Sevilla» («Rosas en Sevilla», 2011) es un tema montado sobre guitarras «españolas», castañuelas, trompetas mexicanas, quejíos, y otros elementos que entran de lleno en el kitsch.

La letra es la que podría escribir un turista escandinavo que se haya dado una vuelta en un coche de caballos sevillano desde la Giralda a la Plaza de España (luz de luna, gitanas, pasión, flores, naranjos, corazón romántico), un mundo que bascula entre el cliché antimoderno y el ripio de paquete turístico todo incluido:

Estribillo:

    Det finns en ros i Sevilla
    röd i månens sken
    Mitt hjärta stod stilla
    min älskade

Häst och vagn från katedralen
längs gatorna
under månen och apelsinträden
I månskenet över kanalen
en ros
och en lycklig man av världen

Vi glömde vägen och sorgen
bland blommorna
under månen i Andalucia
Barnen lekte på torgen
jag var en lycklig man
du var en ros vid min sida

Zigenarkvinnan spådde mig:
Señor är en man
som styrs av sitt hjärta
Señor, hon är en ros med taggar
den som tar henne
måste också ta emot smärtan

—————-

Hay una rosa en Sevilla
roja a la luz de la luna
Mi corazón se paró
amor mío

En coche de caballos desde la catedral
a lo largo de las calles
bajo la luna y los naranjos
claro de luna sobre el canal
una rosa
y un hombre feliz en el mundo

Olvidamos el camino y el dolor
entre las flores
bajo la luna en Andalucía
Los niños jugando en las plazas
Yo era un hombre feliz
Y tú una rosa a mi lado

La gitana me leyó la mano:
Señor (sic) usted es un hombre
gobernado por su corazón
Señor (sic), ella es una rosa con espinas
si usted la toma
debe aceptar el dolor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.