Archivo de la categoría: Åkesson, Sonja

El EP de Sonja Åkesson (1966)

Como he comentado en el artículo anterior, Jag bör i Sverige (1966) viene acompañado por un EP de 45 rpm editado por AB Rabén & Sjögren Boförlag (Stockholm). Contiene 3 poemas de este libro y uno de Husfrid (1963)

Cara A:

Cara B:

  • “Själviografi” (“Autobiografía” – respuesta a Ferlinghetti; con el cuarteto de jazz de Jan Allan)
  • “Församling” (“Parroquia”, de Husfrid, 1963)

Voy a traducir todos estos poemas próximamente (junto con “Yo vivo en Suecia”) pero por el momento dejo aquí unas grabaciones que he hecho del EP original.

Sonja Åkesson y la nyenkel poesi

La “nyenkel poesi” surgió en Suecia en los años 60. “Nyenkel” es un neologismo que viene de la combinación de “ny” (“nuevo”) y “enkel” (“sencillo”). En cierto modo, se trata de un movimiento pop, contrario a la pompa y circunstancia de la poesía simbolista y del “modernism”. Se escriben versos sencillos y realistas, en la lengua de todos los días, aunque no se renuncia ni a la política ni a cierto vanguardismo.

Göran Palm (1931) es un ejemplo de esto, cuando dice que quiere escribir “en una lengua que todo el mundo pueda entender”:

    El mar
    Estoy frente al mar.
    Ahí está.
    Ahí está el mar.
    Lo miro.
    El mar. Ajá.
    Es como el Louvre.

Otros poetas de este grupo son Lärs Bäckström, Kristina Lugn, Bodil Malmsten o Lina Ekdahl. Pero la más conocida es Sonja Åkesson (1926-1977), que aporta un peculiar sentido del humor a su poesía. Me gusta especialmente su libro Jag bor i Sverige (“Yo vivo en Suecia”, 1966), que viene con un EP (cuatro poemas leídos por la autora) al final. Son poemas autobiográficos, y hay otros en los que refleja la vida cotidiana de una mujer sola que vive en un apartamento en Estocolmo. Otro libro que me interesa es Husfrid (“Paz del hogar”, 1963), en el que hay una “Autobiografía”, que empieza: “Llevo una vida tranquila / en Drottningatan 83 a veces / estudio inglés”.

Yo vivo en Suecia
(redacción de M. 9 años)

Yo vivo en Suecia. Suecia es un buen país para vivir. La capital de Suecia es Estocolmo. Ahí vivo yo, pero me gustaría también vivir en el campo con mi tío Emil que tiene vacas y un tractor y un Volvo Amazon, pero mi madre dice que va a tener que vender las vacas en cualquier caso y que es mejor que un niño se críe en Estocolmo que en el campo porque aquí hay muchas cosas que hacer por la noche.

En Suecia tenemos un estado del bienestar, y eso está muy bien, así que no pienso vivir en el extranjero. Allí solo hay un montón de extranjeros que hablan raro entre ellos sobre un montón de cosas que no es posible entender y por eso son tan vagos y están tan sucios. Menos en Holanda, claro, allí todo está limpio y ordenado, pero en Suecia es mejor porque aquí todos vamos de la mano.

En Suecia todos los niños van a la escuela, y eso está muy bien.

En la escuela aprendemos cosas sobre la patria y sobre cómo Dios hizo el mundo y puede ver todo lo que hacemos y muchas otras cosas útiles. Lo peor de la escuela es cuando tenemos que coser ropa en la clase de manualidades. La tía Anna dice que las fábricas de ropa no son necesarias y que los niños tienen que aprender a hacerse su ropa porque lo van a necesitar cuando sean grandes, pero Fröken dice que hay una cosa más importante y es aprender a no desgastar la ropa.

(continuará)