Henry Parland y su encuentro en un tren finlandés con Nana de Herrera

Esta obra maestra es un póster del francés Joël Martel, basado en esta foto, para la bailarina peruana Nana de Herrera (1905-1991; tan olvidada hoy en día, excepto por el retrato lleno de crueldad que le hizo en 1927 Tamara de Lempicka).

Lo cierto es que c. 1922 el poeta sueco-finlandés Henry Parland se la encontró (era una chiquilla, pero ya famosa) en el tren Åbo-Helsingfors (Turku-Helsinki en la actualidad), y dejó este poema, que he publicado en mi traducción de su único libro: Idealrealisation (1922) (“Liquidación de ideales”. Granada, 2013).

La encuentra guapa, al contrario que Lempicka, y dice que hablaba muy bien el alemán. Probablemente Nana de Herrera se dirigía a Helsinki desde Suecia, en gira:

Mötte
Spaniens vackraste danserska
Nana de Herera
talade tyska
(mycket bra)
vid Åbo-tåget.
Hennes läppar lyste stoppsignal
och alla lokomotiv höllo andan
då hon på tyska
(mycket bra)

Encuentro
con la más bonita bailaora de España
Nana de Herrera
hablaba alemán
(muy bien)
en el tren de Åbo.
Sus labios emitían una señal de stop
y todas las locomotoras contenían el aliento
cuando hablaba alemán
(muy bien)

Sobre Nana de Herrera dice Juan Manuel Bonet que tributó un homenaje a La Argentina en 1941, coincidiendo con el quinto aniversario de su fallecimiento en Bayona. Nana fue la última compañera del pintor catalán Pere Creixans (Barcelona, 1893-1965), gran aficianado al cante, la guitarra y el baile flamenco, del que quedan unas excelentes imágenes de posguerra tomadas por el fotógrafo italiano Fededico Patellani.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.