Henry Parland y su encuentro en un tren finlandés con Nana de Herrera

Esta obra maestra es un póster del francés Joël Martel, basado en esta foto, para la bailarina española Nana de Herrera (1905-1991; tan olvidada hoy en día, excepto por el retrato lleno de crueldad que le hizo en 1927 Tamara de Lempicka).

Lo cierto es que c. 1922 el poeta sueco-finlandés Henry Parland se la encontró (era una chiquilla, pero ya famosa) en el tren Åbo-Helsingfors (Turku-Helsinki en la actualidad), y dejó este poema, que he publicado en mi traducción de su único libro: Idealrealisation (1922) (“Liquidación de ideales”. Granada, 2013).

La encuentra guapa (era una chiquilla), al contrario que Lempicka, y dice que hablaba muy bien el alemán. Probablemente Nana de Herrera se dirigía a Helsinki desde Suecia, en gira:

Mötte
Spaniens vackraste danserska
Nana de Herera
talade tyska
(mycket bra)
vid Åbo-tåget.
Hennes läppar lyste stoppsignal
och alla lokomotiv höllo andan
då hon på tyska
(mycket bra)

Encuentro
con la más bonita bailaora de España
Nana de Herrera
hablaba alemán
(muy bien)
en el tren de Åbo.
Sus labios emitían una señal de stop
y todas las locomotoras contenían el aliento
cuando hablaba alemán
(muy bien)

Liquidación de ideales (1929) de Henry Parland

Cubierta_ParlandAcaba de publicarse la traducción del poemario ultraísta del poeta sueco-finlandés Henry Parland (1908-1930): Liquidación de ideales [Granada, El Genio Maligno, 2014. 159 pp.].

La edición lleva un prólogo de Per Stam, especialista en Parland, que he traducido también. Me he basado en la primera edición de esta obra (1929), respetándola todo lo posible.

El libro (12€ + gastos de envío) se publica en edición limitada. Una joya de la vanguardia nórdica, por fin en nuestro idioma.

Nils-Gösta Wallengren (1899-1976), un ultraísta sueco de 1919

wallengren Se suele considerar que Suecia fue un país poco receptivo a los movimientos de vanguardia europeos, pero cada vez nos damos cuenta de que no fue para tanto. Se conoce que Rilke estuvo en Escania en 1904, invitado por Ellen Key y Ernst Norlind. Y el manifiesto futurista de Marinetti se publicó en el Svenska Dagbladet sólo unos días después de su aparición, en traducción al sueco.

Lo mismo pasa con un poemario de 30 páginas, escrito y publicado por Nils-Gösta Wallengren (que era un médico de 20 años de Helsingborg) en 1919, en la ciudad de Lund: Allt flämtade och brann, uno de los primeros y más desconocidos poemarios ultraístas suecos.

Las cubierta llama la atención por la diagonal que hace el título. Y el primer poema (que reproduzco) tiene mucho de caligrama, ondulante como las nubes de las que habla. El cuaderno está impreso en la Imprenta Blom de Lund, que se las tuvo que ver y desear para componer semejante pieza, como pasaba en Madrid, por la misma época, con los poemas que Guillermo de Torre le llevaba a los impresores de Mesón de Paredes.

Estoy traduciendo este librito, por su carácter testimonial, y por la sorprendente coincidencia de sus versos con los del Ultra madrileño.

Este es un ejemplo. La descripción de un atardecer con nubes en forma caligramática:

AFTON.

Skymningstunga
molnen glida
över fästets
flammande vida
Sakta komma de
som en sjuklings trötta tankar
Några mörka,
hatfullt SVARTA,
tunga tunga
valmodoftande
Några få- blott få
glida ljusa fram
och svinna…

ATARDECER.

En el pesado crepúsculo
se deslizan las nubes
sobre el llameante
amplio cielo
Vienen poco a poco
como los cansados pensamientos de un enfermo.
Oscuras algunas,
odiosamente NEGRAS,
pesadas pesadas
aroma de amapolas
Algunas -sólo algunas
más bajas se deslizan
y desaparecen…

Como se puede ver, el poema no tiene gran cosa de innovador, mantiene las rimas “vida-glida”, etc… Pero la disposición tipográfica es absolutamente rompedora, ya que incorpora elementos tipográficos dadaístas y futuristas a la poesía sueca.

Notas sobre la publicación de la antología Fem unga (1929)

images 428px-Charles_Demuth_-_Figure_5

Ya he hablado en alguna otra ocasión de Fem Unga, un grupo de poetas de vanguardia suecos formado en 1929, del que formaron parte Erik Asklund (1908-1980), Josepf Kjellgren (1907-1948), Artur Lundkvist (1906-1991), Harry Martinson (1904-1978) y Gustav Sandgren (1904-1983).

La iniciativa de crear el grupo fue de Artur Lundkvist, que quería hacer en Estocolmo algo parecido a lo que estaban haciendo en Helsinki (Helsingfors en sueco) los jóvenes de Quosego (1928-1929). En esta época la literatura sueco-finlandesa de vanguardia estaba muy cohesionada, y se caracterizaba por su cosmopolitismo y radicalidad política.

Aunque el impulso intelectual es de Lundkvist el grupo se fue creando por azar, a través de encuentros en diferentes partes de Estocolmo. Había una fuerte necesidad de contacto entre estos jóvenes poetas de vanguardia, que cristalizó en el grupo 5 unga.

La antología llegó a las librerías el 6 de noviembre de 1929, apenas mes y medio después del debut de Harry Martinson: Spökskepp (“El barco fantasma”, 1929). Se tiraron 2.000 ejemplares. La espléndida cubierta se hizo en los talleres de la editorial Bonnier a partir de un boceto de Erik Asklund, que se inspiró en una obra del artista estadounidense Charles Demuth (1883-1935): I Saw the Figure 5 in Gold (1928) [ver arriba], que a su vez está basada en “The Great Figure”, el poema de William Carlos Williams, que describe la experiencia de ver un camión de bomberos con el número 5 pintado en la chapa por las calles de Nueva York:

Among the rain
and lights
I saw the figure 5
in gold
on a red
firetruck
moving
tense
unheeded
to gong clangs
siren howls
and wheels rumbling
through the dark city.

Los cinco jóvenes tenían alreddeor de 25 años y estaban en contacto desde antes mediante cartas, pero se reunieron por primera vez en Estocolmo en septiembre de 1929, conovocados por Lundkvist. Aquel primer encuentro lo cuenta Erik Asklund en ”Det lyriska kaféet” (“El café poético”), un capítulo de Den unge Harry Martinson (“El joven Harry Martinson”, 1954).

Se encontraban en diferentes puntos de la ciudad. Sus relaciones recuerdan en cierto modo a las de los poetas de la Generación del 27. Generalmente Martinson y Lundkvist iban juntos, se encontraban con Asklund y Kjellgren, que también tenían una relación especialmente estrecha, y luego todos iban a por Gustav Sandgren.

kaiserhofSu base de operaciones era el desaparecido café Kaiserhof, en Norrlandsgatan 5, donde además intentaban captar prosélitos, sobre todo gracias a las habilidades sociales de Martinson. Para celebrar la aparición de la antología, Lundkvist organizó una comida para repartir los beneficios en Surbrunnskällaren.

“Whitman” (1929) de Artur Lundkvist

naketlivUno de los primeros libros que compré cuando llegué a Suecia fue naket liv (“vida desnuda”, Estocolmo, Bonniers, 1929), de Artur Lundkvist. Compré también Glöd (“Brasas”. Estocolmo, Bonniers, 1928), el primer poemario, de 1928. La cubierta que ilustra este post es la de mi ejemplar.

La importancia de Lundkvist como mediador entre la poesía española y el mundo escandinavo es conocida. He hablado de ello un poco en este blog y es un tema que nos llevaría muy lejos.

En este período inicial de la obra de Lundkvist hay una influencia importante de Walt Whitman, más acusada que en otros miembros del grupo de los Cinco jóvenes, o que los escritores proletarios del “culto a la vida” que caracterizan la literatura sueca entre los años 20 y 30. Este poema es muy significativo de la fusión del poeta con todos los elementos vitales de la vida; se encuentra en Glöd (1928), y lo tradujo Matica Goulard de la Lama:

    Quiero gritar el goce de la vida riendo con mis fuertes quijadas.
    Quiero caer borracho, embriagado por el exceso del goce de la vida.
    Quiero entonar un cantar de cantares si es buena la cosecha y están los corazones henchidos.

    Quiero murmurar sobre la vanidad de todo si siento cansancio y amargura,
    con la melancolía de un viento de septiembre en árbol empapado de lluvia.
    Quiero acariciar el suelo con mi mano para que dé luz y florezca.
    Quiero cantar los días que aún no han nacido del seno rojo de la aurora.

En naket liv (1929) hay un poema dedicado a Walt Whitman, que me ha llamado la atención porque coincide en el tiempo con la Oda a Walt Whitman de Federico García Lorca, escrita también en 1929, en Nueva York. Hay que tener en cuenta que Lundkvist será el primer traductor de Poeta en Nueva York, de Lorca, al sueco (1950).

Es más, a finales de los años 40 escribe un poema titulado “García Lorca en Nueva York”, que fue traducido en su momento por la benemérita Matica Goulard de la Lama, y que he copiado abajo, en la sección de comentarios.

Por el momento, traduzco “Whitman” de Lundkvist por primera vez en español, ya que no me parece nada casual esta coincidencia en el tiempo entre dos poetas: un sueco que escribe en Estocolmo, y un español que escribe en Nueva York.

Whitman

Tú, el hermano de todos,
tú, el hombre de gran corazón,
tú, robusto caminante en la tormenta de la vida.

Nunca olvidaste esas mañanas de juventud
cuando salías de pesca con tus camaradas en un bote en el mar:
el olor de las algas, ese ambiente en el agua
con gritos de bote a bote
y humo azul subiendo de los barcos —
¡ah, esa fuerte y hermosa camaradería entre hombres!

Tú, amante de la vida,
para ti los días eran como frescas olas verdes:
decididas, llenas de alegría
dejabas que te cubrieran, que te alzaran, que te elevaran,
que te lanzaran hacia adelante —

Caminante del alba,
ibas por el mundo
con un ondulante abrigo desabrochado
y tras de ti remolinos de viento;
cantabas
y tu canción perdura aún entre los montes, es como un eco sobre los océanos:
tus huellas son profundas, indelebles en la tierra,
nos muestran el Camino,
y en ellas florece la luz.

———————————

Whitman

Du allas broder,
du man med det stora hjärtat,
du starke vandrare i livets storm.

Du glömde aldrig dessa morgnar från din ungdom
då du var med kamraterna i en båt på havet och fiskade:
doften av tång, stämningen över vattnet
med rop mellan båtar
och blå rökstrimmor ur kajutor --
å, detta starka sköna kamratskap mellan män!

Du livets älskare,
för dig var dagarna som svala gröna böljor:
hangiven, vällustfylld
lät du dem skölja över dig, uppbara dig, lyfta dig,
slunga dig framåt --

Morgonvandrare,
du gick genom världen
i en stor oknäppt fladdrande kappa
och efter dig blev en vivlande vind;
du sjöng
och din sång dröjer ännu mellan höjderna, ekar över oceanerna:
dina fotspår står djupa, outplånliga i marken,
visande Vägen,
och ljus blommar ur den.

Artur Lundkvist: naket liv, bonniers, 1929, pp. 64-65.